Banca y Finanzas por Diego Ricol

Toda la información y consejos de la Banca y las Finanzas con Diego Ricol

Factoring con recurso o sin él- Diferencias

El factoring con recurso o sin recurso es una herramienta financiera muy útil para que las empresas que necesitan dinero en el corto plazo cobren sus facturas por adelantado. Es un recurso muy utilizado por pequeñas y medianas empresas, y por autónomos, que necesitan liquidez inmediata y no pueden esperar a cobrar.

En este post te contamos qué es el factoring con recurso y sin recurso, y sus diferencias y ventajas.

¿Qué es el factoring?

El factoring es una herramienta financiera que permite que cualquier empresa y cualquier autónomo cobre facturas que tiene pendientes de cobrar de alguno de sus clientes. El factoring se utiliza para cubrir gastos a corto plazo de la empresa o del autónomo, como puede ser la compra de materiales necesarios para su actividad o el pago de alguna factura pendiente con algún proveedor.

Hay tres partes que intervienen en una operación de factoring:

  • Cedente. Es la empresa o el autónomo que contrata el servicio por sus necesidades a corto plazo.
  • Deudor. Es la empresa o persona que tiene pendiente el pago de la factura al cedente.
  • Factor. Es la entidad financiera que presta el dinero al cedente, y que luego recibirá el dinero del cedente o del deudor, dependiendo de la modalidad elegida por el cedente.

El factoring tiene dos maneras de contratación: factoring con recurso y factoring sin recurso. Son muy similares pero tienen un par de diferencias importantes:

Factoring con recurso

En el factoring con recurso la responsabilidad de que haya un impago recae sobre el cedente. Es decir, el cedente quiere usar el factoring con recurso y acude a una entidad financiera (factor). La entidad financiera adelanta el cobro de las facturas pendientes al cedente, y llegan a un acuerdo sobre la fecha límite para pagar el importe. Si llegada la fecha límite y la entidad financiera no ha recibido el dinero, es el cedente quien asume el riesgo de la operación y quien debe devolver el dinero, si el deudor no ha pagado.

El factoring con recurso lo contratan empresas que tienen deudas con solvencia o son entidades públicas. La ventaja del factoring con recurso es que la comisión que cobra la entidad financiera es mucho menor comparada con el factoring sin recurso. El inconveniente es que el cedente es el responsable del impago.

Factoring sin recurso

El funcionamiento del factoring sin recurso es el mismo que el del factoring con recurso. El cedente pide el dinero a la entidad financiera (el factor), y este se lo abona. ¿Cuál es la diferencia? Que ahora el cedente no es responsable del impago, sino que en el factoring sin recurso es el factor quien asume todo el riesgo de la operación.

El inconveniente del factoring sin recurso es que las comisiones o intereses que cobra el factor son mucho mayores, pero el cedente no tiene responsabilidad si el deudor no paga.

Esta opción es muy frecuentemente la elegida por pymes y autónomos que necesitan liquidez de manera inmediata. También es el factoring que eligen las empresas y autónomos que están en fase de crecimiento.

El factoring con recurso o sin recurso es una herramienta especialmente pensada para pequeñas y medianas empresas, así como para personas autónomas que necesitan liquidez de manera inmediata. Son casos en los que les compensa tener el dinero por adelantado, a cambio de un pequeño porcentaje, en lugar de esperar 30, 60 o 90 días a cobrar una factura.

Ver fuente

Siguiente Entrada

Anterior Entrada

© 2021 Banca y Finanzas por Diego Ricol

Tema de Anders Norén